Betty Valdés / Notiunión

Morelia, Michoacán a 10 de agosto del 2022.- La mañana del día de ayer continuó el debate del juicio oral por el caso del feminicidio de la joven moreliana Jessica González Villaseñor, misma que fue localizada sin vida el pasado 25 de septiembre del 2020 en una zona boscosa del fraccionamiento Bosques Monarca en la ciudad de Morelia.

Fue en la sala número 3 de la Unidad Especializada para Adolescentes y Adultos Jóvenes donde dio inicio el juicio oral. Siete horas fueron que las se tomaron para la presentación de tres testigos clave en este caso, la madre del imputado, Diego Urik, además de uno de los mejores amigos de Diego y el padre de otro amigo cercano a Urik.

Faltaban pocos minutos para las nueve de la mañana y Diego Urik arribó a las instalaciones donde sería el juicio oral, abordo de una unidad de traslados del Sistema Penitenciario de Michoacán, con las manos esposadas sobre la nuca y un total de ocho custodios resguardando su seguridad, es como el imputado descendió de la unidad para integrarse a la sala; vestía playera de color blanco tipo polo, pantalón color caqui y tennis de color gris.

Al iniciar el juicio, el señor juez recapituló la audiencia anterior y aseguró que no se alcanzaron a presenciar señales de amenazas por parte del padre del imputado hacia Yair, quien fuese amigo de Diego Urik y quien había interrumpido su testimonio en la ocasión pasada para revelar que estaba siendo amenazado; además su señoría advirtió a Bruno, padre de Diego, negarle totalmente el acceso a presenciar los debates si llegaba a cometer alguna acción no permitida en la sala, «instruyo a los guardias penitenciarios a retirar de la sala al padre del imputado en caso de incurrir», dijo de forma certera el señor juez.

Testigo 1.

Anahí Melgoza (madre de Diego Urik, imputado).

La primer testigo que se presentó fue la señora Anahí Melgoza, misma que aseguró ser la madre del imputado. Al inicio, Anahí intentó negarse a declarar por tener un parentesco en primer línea con el imputado, su hijo. Sin embargo, el señor juez decidió que ella debía testificar, pues ya habría perdido ese derecho al presentarse a declarar ante el ministerio público.

Ante dicha decisión del juez, los abogados defensores de Diego comenzaron una breve pero intensa discusión con su señoría. «Yo no soy nada dejado», dijo uno de los cinco abogados que integraban la mesa de trabajo en la defensa, motivo por el cual el juez advirtió que debían acatar las decisiones ya tomadas.

Anahí, ¿usted sabe por qué esta el día de hoy aquí?, preguntó la fiscalía.

-Están imputando a mi hijo por el feminicidio de la señorita Jessica.

Con un tono de voz bajo y tranquilo, la mamá de Diego comenzó a responder las preguntas de la fiscalía, al mismo tiempo que intentaba evadir el contacto visual con su hijo. 

«Estoy medicada, tomo antidepresivos. Hay cosas que no recuerdo, incluso si yo las dije en algún momento», fue una respuesta verbal de la madre de Diego, esto luego de ser cuestionada sobre la última vez que vio a su hijo previo a su detención; además, dicha respuesta fue clave en el juicio y será clave en el desarrollo de esta crónica.

A lo largo del cuestionario, la madre reveló que sabía que su hijo Diego veía a Jessica para tener relaciones sexuales; además de confirmar que Diego le avisó que se vería con Jessica el pasado 21 de septiembre del 2020. «Me dijo que iba a pasar a recogerla cerca de su casa como a las 4:30 allá por el Estadio Morelos».

Ya avanzado el interrogatorio la madre de Diego volvió a solicitar al juez le permitiera no continuar testificando, pues aseguraba que no sabía que tenía derecho a no declarar por ser mamá del imputado, a lo que el juez le volvió a negar la petición, informándole que ella había renunciado previamente a este derecho cuando declaró ante el ministerio público. Con la mirada y rostro de inconformidad, Anahí continúo respondiendo a su manera las preguntas formuladas.

Evadiendo el contacto visual con su hijo en la sala, enfocando la mirada al techo, a una pantalla y a la fiscalía, Anahí respondía la mayor parte de las preguntas con las siguiente frases; «No, no recuerdo» y «No lo digo yo, así lo dice ahí». Esto luego de que a decir de ella, no recuerda si dijo o no lo que se encuentra en su declaración firmada. «Yo solo puedo leer textualmente lo que dice ahí pero es probable que no lo haya manifestado yo», decía Anahí mientras ponía en duda el hecho de que la fiscalía pudiese haber manipulado supuestamente su declaración.

Mientras se desarrollaba el interrogatorio y el contra interrogatorio por parte de la defensa, la madre afirmaba no  recordar algunas cosas y tener «revueltos» los tiempos en su mente, sin embargo, Anahí en un momento manifestó haber acudido a declarar en contra de su voluntad a la fiscalía y fue ahí donde logró recordar con mayor precisión algunas cosas, en ese momento comenzó a dar a conocer palabras exactas y textuales que le dijo en ese entonces su abogado . «Me dijo que tenía que declarar porque sino la fiscalía me iba a estar hostigando, así me lo dijo exacta y textualmente», afirmó Anahí luego de responder que no recordaba con certeza nada de lo que sucedió el pasado 21 de septiembre del 2020 ni en días posteriores en torno a los hechos del feminicidio de Jessica.

Verónica Villaseñor, madre de la victima se paró molesta y abandonó la sala por unos minutos. 

Mientras la mamá de Diego evadía respuestas, y divagaba en otras tantas, la mamá de Jessica se paró de la mesa con una expresión de hartazgo e intentó hacer uso de la voz, sin embargo, se quedó callada y abandonó la sala con una profunda molestia. Fue en ese momento cuando el ambiente en la sala se tensó y dicho acto logró acaparar la atención de todos los presentes, pues finalmente estaban frente a frente dos madres que desde su peculiar manera hacían un intento por defender a sus hijos, o al menos eso era lo que se proyectaba.

La audiencia continuó con las mismas pausas prolongadas por parte de la madre de Diego al tardar en responder y al obligar a la defensa y a la propia fiscalía a reformular preguntas y hacer ejercicios de apoyo de memoria puesto que ella afirmaba no recordar y terminaba por no dar respuesta certera a lo cuestionado.

«TE AMO HIJO», PAPÁ DE DIEGO. 

Un breve receso asignado por parte del señor juez dio lugar a que los presentes tomaran un respiro para continuar, y fue ahí cuando el padre de Diego se logró acercar a su hijo para empuñar y chocar la mano al mismo tiempo que le dijo «te amo hijo», esto en un intento por demostrarle su apoyo.

Testigo 2. 

«Sayago», amigo de Diego Urik. 

El testimonio de Diego Sayago vino a confirmar y reforzar el testimonio de Yair, el ex mejor amigo de Diego Urik, mismo que en la audiencia anterior reveló que Urik había tirado el cuerpo de una mujer en una zona boscosa del fraccionamiento donde habitaba.

Aquí te dejo el link de la crónica sobre el testimonio de Yair: https://notiunion.com/diego-llevaba-el-cuerpo-de-jessica-en-la-cajuela-la-tiro-se-bano-y-se-fue-al-casino-cronica/

Sayago confesó que se encontraba con Urik previo a su encuentro con Jessica, pues aseguró que lo había invitado a ver un partido de fútbol americano por televisión. «Hizo una llamada y luego me dejó en Office Depot de Altozano con Yair, nos dijo que nos fuéramos a su casa y que ahí nos veíamos, pero se tardó mucho, esperamos en una calle del fraccionamiento en la camioneta de Yair y luego como no llegaba Diego nos fuimos al Oxxo a comprar, luego regresamos y el no llegaba, lo llamé varias veces y no respondía. Hasta que él mismo nos llamó y nos dijo agitado que nos fuéramos al spot, que ahí nos veía». 

Fue ahí cuando vimos su carro y ordenó que Yair bajara y se acercara a su carro, tenia la cajuela abierta. Cuando yo vi que Yair se tocaba la cabeza y le gritaba «Yo no te voy ayudar con tus mamadas«, yo decidí bajar y me acerqué, fue ahí cuando vi un bulto envuelto en una sabana de color turquesa, dijo Sayago.

El testigo confesó que la sabana que cubría el «bulto» que el vio era la misma con la que Diego Urik protegía los asientos de su carro cuando subía a su perro llamado «POLO», lo cual reflejó en el rostro de la madre de Jessica enojo y furia, sin embargo, la señora mantuvo la calma.

Además confirmó que en un momento cuando regresaban de jugar en el casino, luego de haber abandonado el cuerpo de la victima, cuestionó a Diego sobre el por qué no se había desquitado con otra cosa o con un animal o un perro, pues a decir de Sayago, el consideraba que Urik estaba desquitando su furia luego del rompimiento amoroso que acababa de tener con su entonces novia de nombre Camila, a lo que Urik le respondió «No pues pobrecitos perritos».

Diego Urik le confesó que mató a Jessica con una piedra en la cabeza.

Dio a conocer que llegaron a su casa y luego de que Yair se fuera a su domicilio, se quedaron a ver el partido de fútbol en la recamara de Diego Urik, y cuando el silencio permeaba, se atrevió a cuestionar sobre la identidad de la victima, a lo que Diego respondió «no era nadie, no la vas a conocer». Posteriormente afirmó que le cuestionó sobre el como le había arrebatado la vida, a lo que el imputado aseguró haberlo hecho con una piedra. «Diego andaba como si nada hubiera pasado, luego le llamaron por teléfono y bajó. Hanna estaba en la sala y había ido a visitarlo, le pedí que me llevara a mi casa pero ella no llevaba coche, así que me llevaron en la camioneta de la mamá de Diego»; fue justo en ese momento cuando Sayago dio a conocer que Urik dijo tener miedo, «no se vayan los dos, quédese uno conmigo porque tengo miedo», ¿miedo de qué?, preguntó Hanna. Diego no dijo más y Hanna le dijo que me llevaran a mi casa y ella se quedaba a acompañarlo.

Dentro de los datos relevantes que dio a conocer este testigo, se supo que la mejor amiga de Urik se llamaba Hanna, y que era con ella con quien frecuentemente mantenía encuentros sexuales, además de que llamaba a las mujeres «zorritas» o «perras«. «Si íbamos a una fiesta Diego siempre preguntaba ¿y va haber perras?, y si estábamos con amigas decía que estábamos con las zorritas», afirmó Sayago, quien además dijo que otras amigas en común le llegaron a comentar que cuando tenían algún encuentro sexual con el imputado las ahorcaba o realizaba actos violentos, sin embargo, no lo denunciaban porque hasta cierto punto les gustaba. También se reveló que Urik maltrataba físicamente a su amiga Hanna, «estábamos en casa de Hanna y Diego la empezó a golpear, yo me quise meter pero Hanna me dijo que no me metiera en su juego, que los dejara, y así lo hice, no volví a interferir, porque ella se dejaba que Diego la tratara mal», aseguró el testigo. 

Durante este testimonio se supo que Diego Urik vendía pan en el fraccionamiento en el que habitaba, a pesar de los lujos y la posición económica de su padre y de su familia, el imputado vendía piezas de pan en compañía de su amigo Diego Sayago, mismo que rindió uno de los testimonios más importantes en este juicio oral, quien además tuvo en su momento la calidad de imputado, puesto que encubrió un delito y no informó  de inmediato a las autoridades.

Testigo 3.

José Demetrio, padre de Yair, ex mejor amigo de Diego Urik. 

Este fue el testimonio más corto de todo lo que va de este juicio oral, pues el padre de Yair, fue citado únicamente para confirmar que su camioneta también había estado sometida a un peritaje por elementos de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Fue con este testigo como terminó este juicio, dejando como fecha de continuidad este jueves 11 de agosto 2022. La fiscalía pretende la presentación de al menos cinco testigos para la jornada del día de mañana.

Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Interamericana para el Desarrollo (UNID). Directora general de Notiunion.com. Trabajó como coeditora en el periódico Provincia. Presentadora de noticias y conducción en Grupo Marmor para los programas de el "Reportero Changoonguero" y "Conexión".