Somos criaturas de hábitos, productivos o improductivos, pero a final de cuentas hábitos que nos llevan día a día a los resultados que hoy tenemos. Así entonces si quisiéramos darnos alguna calificación al respecto tendríamos que observar algunos resultados representativos como:

¿Cuánto dinero tengo en este momento en mi cuenta de banco?, ¿Cuántas inversiones hacen que mi dinero crezca?; ¿Estoy claro de a dónde va a parar cada peso que gano, porque manejo un estado financiero personal?; ¿Tengo claras las prioridades de mis gastos?; ¿Tengo control de mis deudas o ellas han tomado control de mi vida?; ¿Tengo objetivos de mediano y largo plazo con respecto a mi seguridad financiera?; ¿Siempre estoy aprendiendo algo nuevo del mundo del dinero? Si te das cuenta se trata de preguntas, más allá de si solamente tienes dinero o no ahorrado.

Las pequeñas acciones de día con día, son las que nos definen en la personalidad que desarrollamos con el dinero. Típicamente identificamos al ahorrador y al gastador, pero existen otras como:

  1. El Evitador, aquella persona que prefiere darle la vuelta a todo lo que tiene que ver con el dinero, ya sea generarlo o responsabilizarse, así que si tiene una pareja o un socio, que pueda hacerse cargo con gusto cederá el control, el ejemplo típico es el de una esposa cuyo marido es buen proveedor o el esposo que entrega el gasto a su esposa esperando que ella sea capaz de resolver todas las necesidades del hogar.
  2. El Monje, es aquella persona que se mueve con la creencia de que el dinero es malo y lo puede corromper, así que prefiere donarlo a causas nobles, antes que “contaminarse”.
  3. El amasador, que busca grandes negocios y tiene más claridad de lo que está haciendo para hacerlo crecer como inversionistas o empresario.

El tema aquí es cómo puedo generar mejores hábitos en la administración de mi dinero, que realmente me lleve a donde deseo ir, idealmente no sólo mi tranquilidad, si no también mi prosperidad.

Te recomiendo que:

  • Pongas más atención a las creencias que conducen hoy tu vida financiera como: ¿El dinero es para gastarse? ¿Es la raíz de todos los males? ¿Los ricos son avaros y explotadores? Porque todo lo que piensas son los resultados que generarás para comprobarte que tienes razón y no para llevarte a mejores niveles con tu dinero.

Tus creencias se manifiestan en tus hábitos, que se manifiestan en las decisiones que tomas. Tu dinero solamente podrá crecer en la medida en que tú lo hagas.