Cuando se trata de hablarles a nuestros hijos del dinero, simplemente no sabemos cómo hacerlo, así que ¿cómo van a desarrollar una relación sana con el mismo y ser adultos responsables financieramente?

¿Qué aprenden nuestros hijos del dinero? que es la tarjeta de plástico que sacas después de llenar el carrito para pagar el mandado, comprar algún juguete o ropa. No! lo que ellos están aprendiendo es que mientras tengas una tarjeta de plástico pueden tener todo lo que desean solo “con el poder de una firma”, sin tener la menor idea de cómo fue que el dinero llegó ahí.

Tampoco están recibiendo mensajes muy productivos con respecto al dinero cuando te escuchan decir: “No tengo dinero”; “Estoy lleno de deudas”; “Tengo que ir a trabajar aunque mi trabajo no me guste, porque necesitamos el dinero”. Cuando los niños escuchan este tipo de información o desinformación acerca del mismo, no están aprendiendo cómo tomar decisiones productivas con el mismo, ya que están recibiendo mensajes que sabotearán su relación futura con el dinero.

Alguien tiene que tomar acción en la educación financiera de tus hijos, y esa persona no puedes ser mas que tú, padre o madre que desea que ellos tengan un horizonte de posibilidades diferente al de generaciones pasadas, simplemente porque nadie nos habló nunca de este tema que tiene que ver con todos los aspectos de la vida.

Así entonces te doy algunas ideas prácticas y sencillas, para que aproveches cualquier actividad cotidiana como una oportunidad de aprendizaje con tus hijos. Esto es lo que yo llamo “aprendizaje en la acción” donde a través de la experiencia y la reflexión, despertarás en ellos el deseo de saber más y los irás guiando por decisiones que los llenarán de satisfacción y por lo tanto de autoconfianza en el manejo inteligente del dinero.

Algunas de las ideas son:

  1. El dinero tiene que estar adentro antes que afuera, uno de los peores hábitos que nos ha dañado como sociedad es el uso del crédito y por lo tanto de pago de intereses, porque se encoje nuestro dinero. Así que aprende a ahorrar para aquello que quieres y después cómpralo.
  2. La importancia de que se fijen metas y ahorren su domingo para lograrlas, si desde pequeños los enseñas a trabajar por lo que quieren, estarás formando en ellos la disciplina y la perseverancia, así que has una carta de acuerdos donde ellos establezcan compromisos y asígnales una cantidad en recompensa, para que puedan adquirir su meta.
  3. Antes de hacer una compra identifica si es algo que simplemente deseas o realmente necesitas. Normalmente es el impulso quien toma la decisión de compra, pero unos segundos de reflexión antes, nos ayudarán a ahorrar varios pesos y sobre todo a no llenarnos de cosas que finalmente no cubren ninguna necesidad primaria.

Es vital que tú como padre o madre, te hagas cargo de abrir esta conversación de una manera productiva con tus hijos. Lo emocionante es que no tienes que disponer de un lugar o momento en especial, ni llevarlos a clases adicionales por las tardes, ya que son ideas para que puedas desarrollar dentro de la dinámica diaria familiar en una oportunidad de aprendizaje hacia la inteligencia financiera.

Facebook: Mayra Green Coach